Matilda (parte 2)

Matilda tenía una vida tranquila y rodeada de mucho amor, pero nada había podido llenar el vacío inmenso que dejó su madre. Su fallecimiento fue algo inesperado que dejó devastada a toda la familia, especialmente al padre de Matilda. El amor de ambos fue único. Un amor digno de cuentos de hadas…tan puro y real, tan inmenso e incondicional.

Cada Octubre se realizaba en el castillo un evento social en conmemoración del fallecimiento de la madre de Matilda. Ella odiaba este día y su estado anímico cambiaba por completo varios días antes del mismo. Matilda sentía que todos los invitados iban por puro interés -el concebido status social-, y podía percibir como la miraban con lástima; Matilda sabía que en el pueblo la llamaban “Matilda, la huérfana”.

©My World in Words

Foto de personaje de ficción Matilda

Advertisements

Your Smile

I remember the day we first met.

It was a sunny afternoon

and the warm weather touched my skin.

I was excited but nervous,

happy but doubtful.

We had talked so much before that day.

We had laughed so much.

And finally, we met.

It was…perfect.

I saw you waiting in that cafe

and my legs started shaking.

The closer that I got,

the better I felt.

The big smile on your face… was everything

I could have dreamed of.

©My World in Words

drawn-kopel-simple-17

Matilda

Matilda

“Matilda era una niña muy amable, educada y carismática. Lo primero que ella hacía al despertar, era ir a ver a su hermanita Clara -3 años de edad- y jugaba con ella durante algunos minutos. Luego, Matilda debía vestirse y arreglar su corta pero ondulada melena. Primero lo primero…elegir qué vestido sería el elegido para afrontar las aventuras de ese día. A pesar de tener muchas opciones, Matilda en general se decidía por su vestido color crema, que tenía una cinta rosa larga con un moño del mismo color. Este vestido tenía un significado especial ya que había sido de su madre cuando niña -quien falleció pocos años luego del nacimiento de Matilda-. Luego venía la parte del peinado, momento que Matilda adoraba. Su pelo era sedoso, ondulado y de color marrón oscuro -igual que su madre-.

Lista para comenzar su día de aventuras y muchas risas, Matilda se reunía con todas sus hermanas en el comedor donde disfrutaban de un delicioso desayuno. Luego, cada una -excepto las infantes- se dirigía a su primer actividad. En el caso de Matilda, ella comenzaba con una clase de pintura, algo en lo que ella era muy talentosa. Era el mejor momento del día, ya que entre risas, pinceles y colores, Matilda creaba magníficas obras de arte, que luego exponía en la exibición anual de arte del condado. Al terminar esta clase, Matilda y sus hermanas se dedicaban simplemente a jugar hasta la hora del almuerzo. Sus juegos favoritos consistían basicamente en perseguirse alrededor de la casa, esconderse y reirse a carcajadas cuando descubrían los escondites secretos, y crear mágicas historias con sus adoradas muñecas. ”

©My World in Words

 

Este es el comienzo de la historia (ficción) de Matilda. ¿Te gustaría conocer más sobre este personaje?